5e Régiment Étranger d'Infanterie

 

El 5 º Regimiento de Infantería Extranjera (5e Régiment d'infanterie étranger, 5e REI) fue creado para cubrir los interesese franceses en el sudeste asiático en 1931, en Indochina. Toma el seudónimo de “Regimiento de Tonkín”. El coronel Debas, el jefe de la DBLE, es designado como jefe de cuerpo. De esta forma los 4º, 7º, 9° y 1º Batallones Especiales para Indochina del 1° REI se hacen respectivamente 1º, 2º, 3º y 4º Batallones del 5° REI.


Campamentos del 5 º Regimiento de Infantería Extranjera enTonkin (Indochina) en 1935

En 1939, el cuartel general estaba en la ciudad de Vietri.

  • El 1 º Batallón estaba acampado en la ciudad de Tonkin,
  • el 2 º Batallón en Dap Cau,
  • el 3 º Batallón en Tuyen Quang. Durante movilización, el regimiento recibe a 1.200 tiradores tonquineses, lo que les eleva sus efectivos a 3.200 hombres. Los indochinos se integran muy bien y manifiestan su orgullo de servir para la Legión Extranjera.

En septiembre de 1939, la confianza en el poder de las fuerzas aliadas es absoluta y no se temia los intereses expansionistas japoneses.

Se forma el Destacamento Motorizado de la Legión (DML), dotado en principio con motocicletas con sidecars y posteriormente con vehículos blindados White y Panhard y una sección de carros Renault.

El relevo que llega en aquel año de Sidi Bel Abbès está constituido por sobre todo por alemanes, austríacos e italianos que no pueden servir en el frente francés. Y algunos checos y republicanos españoles forzados por las circunstancias a servir en Lejano Oriente. Una centena de “voluntarios” (casi mercenarios) pagados por un período de guerra que residen en las concesiones internacionales de China también llega a Vietri. Algunos otros, rusos o polacos a menudo judios, son mandados por el teniente Príncipe Alexieff, en esta fecha de sesenta de años de edad. Los cuadros son completados por oficiales de reserva y los suboficiales, ya liberados, y retornados al servicio

El 25 de junio de 1940, el almirante Jean Decoux, comandante en jefe de las Fuerzas Navales de Extremo Oriente (FNEO) , es nombrado gobernador general de Indochina,  y se mantendrá en el cargo casi cinco años. El almirante intenta conseguir sin éxito que los Estados Unidos le dote de medios para modernizar las fuerzas francesas.

En septiembre de 1940, ante las tensiones con Japón, el gobierno de Vichy concede a Japón la autorización para estacionarse y transitar a sus unidades militares en Indochina con destino a China. La presencia japonesa es limitada a 25.000 hombres entre los que están 6.000 en las bases designadas. Aparte de este acuerdo, las fuerzas japonesas aéreas, navales y terrestres no pueden operar sobre el territorio francés sin el acuerdo de Vichy. Independiente del acuerdo, los japoneses insisten en que sus unidades militares operen en Indochina, por lo que se solicitan una serie de reivindicaciones de tipo administrativo-territorial, las que son rechazadas, aceptándolas los japoneses a regañadientes. Y el curso de los acontecimientos hace que muy rápidamente, el 5° REI va a entrar en acción.

A pesar de los acuerdos franco-japoneses del 22 de septiembre de 1940, la 5ª División nipona del general Nakamura, de 30.000 hombres, estacionada en Kwang Si, en la provincia china de provincia de Guangzhou, penetra el mismo día a la provincia de Lang Son, al norte de Tonkín, reforzada con carros y unidades de apoyo. El II/5° REI del jefe de batallón Marcelin se encuentra en el sector, en su cuartel del Fuerte Brière de l'Isle.

El día 23, la unidad es atacada por aviones enemigos mientras que la sección del teniente Paris es comprometida en Loc Binh. Algunas unidades del II/5° REI se lanzan en misiones de reconocimiento y el día 24 por la tarde la 1ª Compañía del capitán de Cockborne interviene mientras que el enemigo amenaza en Mai Pha.

Al día siguiente, el comandante Marcelin recibe la orden de cese el fuego y dejar las armas.

Ese día 25 septiembre, con el fin de evitar una matanza de la guarnición de Lang Son cautivo, se solicita una entrevista del coronel japonés Oka. Este último promete que los hombres del II/5° REI no serán desarmados.

El 26 de septiembre en la mañana, los japoneses, renegando su compromiso del día anterior, exigen que los hombres de la Legión entreguen sus armas a las 17 horas de ese día. Quieren además que los alemanes y los austríacos sean separados de sus compañeros. Los oficiales protestan alegando: “Que en la Legión Extranjera, no hay nacionales sino legionarios”. A pesar de estas objeciones, un destacamento de los originarios alemanes y austriacos es reunido y puestos bajo las órdenes de un suboficial austríaco no voluntario para cumplir este papel. El grupo luego es dirigido hacia Nanning en China. Marcelin se niega entonces a dejar a Lang Son sin los 119 legionarios separados por los japoneses. Amenazado de sangrientas represalias hacia sus hombres, debe asumir e ir a Dap Cau con resto del batallón.

El 5 de octubre, por orden del Emperador de Japón, los legionarios son liberados, retornando a su cuerpo el 13 de octubre.

Los japoneses, comprobando que este primer ataque es sin duda prematuro, prefieren retirarse, aceptando los convenios, no sin haber sembrado las primeras semillas de la rebelión nacionalista. Esto implicó una presencia regularmente creciente militar japonesa en Indochina en los años venideros, mientras los franceses también luchaban levantamientos nativos en el Delta del Mekong y una pequeña guerra contra Tailandia, especialmente en Camboya.

Al principio, los japoneses mantuvieron la administración francesa en el lugar como un régimen “títere”, y la policía francesa “Sureté”, era particularmente usada sobre cualquier signo de rebelión o desacuerdo en la población nativa. Pero más tarde, en 1945, los japoneses toman el control total de Indochina. Aunque hubo resistencia (en particular del 5° REI), generalmente las tropas francesas e indochinas fueron rápidamente vencidas, desarmadas e internadas.

El caos provocado por la invasión japonesa permitió el resurgimiento de movimientos independentistas locales en Tonkín. Ya desde el momento de la evacuación de la provincia de Lang Son por los nipones, movimientos Anamitas hostiles hacia la presencia francesa y armados por los japoneses deciden ocupar la región, y van a mantener un estado de inseguridad en toda la región norte de la colonia, y a enfrentarse con las tropas francesas que vienen para recuperar la posesión de los puestos fronterizos.

El II/5° REI y el DML del teniente Guillaume entran en la composición de las tropas encargadas de la nueva ocupación y de la pacificación del sector. El comienzo de esta rebelión ocurre por la noche del 29 al 30 de octubre, cuando el puesto de Loc Binh sostiene los asaltos de varias bandas armadas. Esta insurrección durará más de dos meses, y la Legión entra en acción para apagar la rebelión.

En noviembre de 1940, el DML que escolta monseñor Hedde, obispo de Lang Son, cae en una emboscada cerca de That Khe, los que son liberados por una compañía del 9° RIC (Regimiento de Infantería Colonial).

El 29 de noviembre, la 6ª Compañía del II/5° REI del capitán Komaroff libera la vía de ferrocarril Lang Son-Dong Dang. Al día siguiente, cerca de Dong Dang, la 5ª Compañía del II/5° REI del capitán Gaucher acude en ayuda del DML fuertemente hostigado.

El 13 de diciembre, el teniente Guillaume y el DML se desquitan al divisar una columna de revolucionarios entre Dong Mo y Pho Binh Gia. Apoyados por los guardias locales del inspector de Pontich, los legionarios causan grandes pérdidas a sus adversarios. La misma tarde, los supervivientes de la banda son aniquilados en una emboscada tendida por las 6ª y 7ª Compañías del II/5° REI a las órdenes del capitán Lenoir. El combate nocturno es muy violento y precede una persecución hasta el 15 de enero de 1941 que extermina al resto de los rebeldes y captura su jefe Trang Trung Lap. El resto de los rebeldes se refugia en China. En el curso de estos combates, 3 legionarios cayeron y otros fueron heridos. Para estas acciones, el banderín del II/5° REI es condecorado con la Orden del Dragón de Anam.

Otro polo de rebelión, es Cochinchina, que alberga un poderoso movimiento revolucionario de tendencia comunista, que quiere sacar provecho de disturbios en el norte de Indochina, para poner en marcha, el 23 de noviembre, varias operaciones contra establecimientos gubernamentales y militares en Saigón. Con la ayuda de informadores, la policía detiene estas acciones efectuando varias operaciones de vigilancia y detención entre los jefes políticos. A pesar de esto, los numerosos grupos armados llegan a tomar de algunos sectores selváticos y a refugiarse en las vastas extensiones pantanosas que rodean la capital. Teniendo cuidado con evitar todo enfrentamiento directo con la tropa, estas bandas llevan a cabo atentados en contra de personas importantes y en contra de edificios oficiales. A mediados de diciembre, toda actividad rebelde parece apagada.

En apoyo a las acciones contra los rebeldes, en noviembre de 1940, el III/5° REI es enviado a Cochinchina dónde actúa con rigor un movimiento insurreccional. Asegura Saigón. En el curso de una operación de policía efectuada cerca de My Tho, un suboficial es muerto es muerto.

En respuesta a la humillación sufrida en septiembre en Lang Son, la Legión sale fortalecida por estas exitosas operaciones de mantención del orden y recobra su cohesión, que se encontraba bastante quebrantada, devolviéndole la confianza a los legionarios. Sin embargo, la cicatriz de Lang Son, es una herida todavía se encuentra abierta en el espíritu de estos soldados.

Los altercados con japoneses despiertan los apetitos territoriales de Tailandia, por lo que su amenaza sobre Camboya y Laos impone el fortalecimiento de las tropas encargadas de la defensa de ambos reinos.
En 1941, el PC del regimiento vuelve a Viétri. El I/5° REI se instala en Tuyên Quang, el II/5° REI en Tong, el III/5° REI en Siete Pagodas y el DML en Lang Son.

Ya a fines de octubre de 1940, los dispositivos de defensa franceses están desplegados, y entre ellos elementos de la Legión.

En el mes de enero ya se tienen los primeros movimientos de legionarios.

Un pelotón del 5° REI es trasladado por vía aérea a la zona norte de Laos (en los alrededores de Vientiane).

En el mes de enero ya se tienen los primeros movimientos de legionarios.

El III/5° REI es trasladado a Camboya.

El resto del 5° REI queda como reserva en Indochina y para la seguridad interna, pero el I/5° REI es puesto en alerta.

Ese mismo mes de enero de 1941, Tailandia lanzan sus ataques sobre el dispositivo de defensa francés, a lo largo del Mekong y de la frontera de Camboya.

Ya con la guerra desatada, el III/5° REI al mando del comandante Belloc se encuentra integrado al Grupo Independiente J (que eran las fuerzas de reserva y estaban al mando del coronel Jacomy). Las tropas tailandesas, muy numerosas y muy bien armadas, lanzan su ataque el 5 de enero de 1941. El III/5° REI es enviado a Monkol Borey con carretas a bueyes como medios de transporte.

El 16 de enero, la formación participa en una contraofensiva en la región de Phum Preav en Camboya, cerca de Battambang. Pero el ataque no tenía buen futuro, ya que los tailandeses lo tenían al tanto. Bajo las órdenes del jefe de batallón Belloc, los franceses se enfrentan con un enemigo compuesto de dos batallones de infantería, dotado de artillería, de aviación y de vehículos blindados.

Los elementos del III/5° REI estaban reforzados por antiguas autoametralladoras White M1918 y Panhard M1928 del Destacamento Motorizado de Cochinchina (DMC). A las 4 de la madrugada, los franceses comenzaron a enviar patrullas de reconocimiento para inspeccionar el área, llegando a veces hasta menos de 20 metros de las posiciones tailandesas. Los tailandeses permanecían callados en todas partes. Los franceses trasladaron a lo largo de la línea a dos perros, con el objetivo de oler a los solados enemigos. Para alguna extraña razón, los perros no ladraron nunca, y a los cinco minutos ya había vuelto a sus guías, los que rápidamente se marcharon, posiblemente a indicar que el área estaba despejada. Una hora más tarde, III/5° REI del comandante Belloc avanzó en una columna a lo largo del camino que va a Phum Preav. Los Tahï permitieron a la avanzada francesa, para pasar por las líneas de defensa avanzadas, mientras las tropas tailandesas fijaron su atención en el cuerpo principal de la columna. Una vez que el tiroteo estalló, la confusión inmediatamente se extendió entre la columna francesa, pero a cabo de media hora, el orden fue reasumido y los legionarios desesperadamente trataron de desalojar a los defensores.

Al no poder hacerlo rápidamente, los franceses solicitaron el apoyo de la artillería, el que fue inexacto e inútil. El Destacamento Motorizado de Cochinchina del capitán Aguesse avanzó bajo el fuego de un pelotón tailandés, perdiendo tres vehículos. Más tarde, ya por la mañana, dos carros medios Vickers Mark E tipo B de 6 toneladas tailandeses, llegaron como refuerzos desde Poipet. Pero para los Thaïs las cosas no empezaron bien cuando un pelotón de fusileros, en sus trincheras en el borde del bosque, recibió fuego amigo desde los dos tanques. El error sin embargo fue corregido y pronto los dos tanques perseguían a los legionarios que se retiraban, prácticamente destruyendo al pelotón del teniente de Cros-Peronard en el proceso.

Los franceses trajeron dos cañones antitanque de 25 mm., los que más tarde fueron reforzados por un cañón de 75 mm., para hacer frente a los tanques tailandeses. Un pelotón tailandés fue enviado para apoyar los tanques, donde por casualidad, una bandera de una compañía de legionarios. Inmediatamente el estandarte fue entregado al comandante de la compañía en su cuartel general, donde algunos legionarios prisioneros lloraron al ver la bandera en poder de los tailandeses. Sin embargo, al final, los legionarios se agarran al terreno y el cañón de 25 mm. servido por el legionario Müller destruye tres vehículos blindados, antes de que los tailandeses retrocedieran a sus posiciones.La lucha finalmente terminó alrededor de las 7 de la mañana, con los tailandeses manteniendo sus posiciones, y los franceses retirándose hacia Phum Kandal, su posición original. El teniente de Guy de Cros-Peronard y 29 legionarios de la sección de cabeza son muertos en el curso de este sangriento enfrentamiento.

Al día siguiente, el capitán Chavildan de la 11ª Compañía fue muerto. Mientras tanto, el I/5° REI defiende las zonas cercanas a Pailin, donde había sido trasladado a marchas forzadas desde Tonkín. Finalmente, ante la resistencia del Regimiento de Tonkín, los tailandeses se repliegan. Durante esta breve campaña, las pérdidas del 5° REI se elevan a 2 oficiales y 33 legionarios muertos, además de una treintena de heridos. Los legionarios prisioneros no pasaron la veintena.

El III/5° REI es citado a la orden del Ejército y un documento oficial afirma que: “Fiel a sus tradiciones nobles, la Legión Extranjera supo desempeñar hasta el fin su misión de sacrificio”.

El armisticio es firmado a finales de enero. Los japoneses imponen su mediación de los territorios que son arrancados a Camboya y de Laos. En lo sucesivo, la Legión de Tonkín aislada de la casa matriz de Sidi Bel Abbès ya no puede contar que sobre sus propios recursos. Los voluntarios venidos de China en 1939 son liberados, quedándose el teniente Alexieff en el regimiento. Con el retorno de los japoneses en 1941, estos desmovilizados se quejan en el “China Daily News” de los excesivos rigores sufridos durante su estancia en el 5° REI.

El envío de legionarios se detiene oficialmente a finales de 1941. Antes de esta fecha, el subteniente Chenel deja Argelia el 1 de junio con un último destacamento de refuerzo de 83 soldados alemanes, los que llegan a Dakar por vía terrestre y luego embarcan en el “Cap Padaran”. Después de haber hecho escala en el Madagascar y en la Isla La Reunión, el buque llega a Saigón el 2 de noviembre siguiente.

En el sentido contrario, otro grupo de militares alemanes, que ha optado por el Reich, y que volvía a Argelia ve su barco inspeccionado por la Marina Británica a la altura de El Cabo el 3 de noviembre de 1941. Los Aliados denuncian entonces la facilidad concedida a estos antiguos enemigos en el 5° REI en Indochina.

El 29 de septiembre de 1941, el tren Lao Kay-Hanoï es atacado por piratas que matan al capitán legionario Du Hecquet.

El mismo año, la 3ª Compañía de I/5 REI participa en una operación de policía en Yen Thê.

En esa época de 1941, “el joven y dinámico” coronel de Infantería Colonial Alessandri toma el mando del 5° REI que después de la campaña contra Tailandia tiene guarniciones de seguridad en la delta tonquinés. La falta de acción es generadora de problemas de alcoholismo, de deudas, de enfermedades venéreas y de ociosidad en las filas de los legionarios. El nuevo jefe de cuerpo se esfuerza por remediar estas carencias con una vida militar más intensa, mudanzas entre guarniciones y con una intensificación de prácticas deportivas. Desea combatir el aburguesamiento de la tropa. Los suboficiales mediocres son sacados o degradados.

Aunque en sus varios años de estancia, los 250 suboficiales y los 2.000 legionarios de Tonkín no obstante permanecen como una tropa fiel, disciplinada y sólida. Sólo una tentativa de sedición que pretende apoderarse de Dap Cau es fomentada por un cabo y un soldado extranjero sobornados por agentes nipones.

Un grupo de una centena de alemanes y austríacos piden retornar al Reich, lo que es materialmente imposible. Son reagrupados aparte y muy mal vistos por sus compañeros.

Por otro lado, una célula comunista muy discreta de 5 militares es constituida en Vietri en 1942. Dos años más tarde, uno de sus miembros establece un contacto con un representante del Partido Comunista Indochino. Esta célula trata de provocar algún tipo de problemas entre los tiradores tonquineses del 5° REI, pero falla ya que por otro lado, los tiradores son satisfechos por sus condiciones de vida y no plantean ningún problema.

Los años que pasan, la edad media de los extranjeros se vuelve elevada y alrededor del 80 % se acerca a los 40 años de edad, quienes han llegado antes de 1939. De éstos, los que su salud se ha quebrantado por el clima o “exceso de toda clase” son dirigidos hacia Kan Kay en Laos, mientras que los malos elementos son vertidos a la Sección de Disciplina Regimental de Hagiang.

Además el escenario de la Segunda Guerra Mundial había cambiado, e Indochina no se encontraba tan aislada como se veía en principios, y ya se presentaba como un bocado un poco más apetitoso, especialmente para los Aliados, ya que Indochina se había convertido en una “base” japonesa importante.

Ya desde julio de 1941, los franceses habían accedido a nuevas exigencias de los japoneses. Sobre su territorio había cerca de 50.000 soldados japoneses. Las aeronaves japonesas usaban varios del aeródromo de Indochina, para tener al alcance de sus aviones Singapur. De la base indochina de Tan Son Nhut despegaron una parte de los aviones que hundieron al "Prince of Wales" y "el Repulse" a la altura de Malasia.

En el mes de diciembre de 1941, los japoneses habían invadido Tailandia desde bases al sur de Indochina, obligando a este país a darle libre paso y posteriormente a declararle la guerra a Estados Unidos y Gran Bretaña.

Ya en 1943, aviones Aliados provenientes de China, bombardean las bases a aprovisionamiento japonesas en Indochina.

Con el aumento de las operaciones aliadas, las fuerzas francesas rápidamente se encuentran en situaciones de cobeligerancia. Alrededor de 700 vigías monitorean las incursiones aliadas a los japoneses. La artillería antiaérea y los pocos aviones que aún en condiciones de vuelo son comprometidos con una eficiencia relativa a favor de los japoneses.

Esta situación y el establecimiento del gobierno provisional del general De Gaulle llevado a algunos soldados para elegir el camino de la resistencia. Una red de inteligencia con el apoyo de los franceses libres se establece en China, pero su valor depende fundamentalmente de la persecución de la colaboración por parte de los japoneses. Indochina es un territorio únicamente francés y continúa la administración de Vichy. Pero el creciente riesgo de una intervención japonesa o Aliada requiere medidas más enérgicas. El 29 de febrero de 1944, el general De Gaulle se contacta en secreto con el general Mordant, comandante de las fuerzas francesas en Indochina, y retomó el control de Indochina sin informarse de esto al almirante Decoux. Las fuerzas francesas entran a participar más activamente en la resistencia.

Paralelamente, y aunque tímidamente en principio, los Aliados ya habían empezado a lanzar misiones del SOE (French Indochina Country Section) y el OSS americano a Indochina desde la India, las que se acrecentaron con el paso del tiempo, especialmente a fines de 1944, con el fin de criar la semilla de una Resistencia Indochina. Aunque es notar que el OSS nunca tuvo un mayor acercamiento hacia los franceses, realizando su accionar en la población nativa.

De este modo, muchos oficiales del Ejército Francés de la colonia, se pusieron a disposición de los Aliados, incluidos algunos del 5° REI.

A principios de marzo de 1945, el 5° REI alinea a 55 oficiales, 188 suboficiales europeos y 28 autóctonos, 1.835 legionarios y 2.829 tiradores.

En los primeros días de marzo, la presencia y desconfianza japonesa se aumentan, presumiendo el acrecentamiento de movimientos de resistencia en Indochina, y la fragilidad de la administración. A esto se agrega los reveses sufridos por Alemania en suelo francés en Europa, los que obviamnte inquietan a los japoneses, por su posible influencia n la colonia. De esta forma, el 9 de marzo, por sorpresa, el Ejército Japonés invade la colonia y se hace totalmente cargo de Indochina, forzando la administración francesa a la desaparición. Los japoneses considerablemente reforzados sobre todo el territorio indochino disponen de medios de enlaces y de armamentos modernos.

El ataque japonés del 9 de marzo sorprende la Legión. Así, en Tong, algunas horas antes de la ofensiva nipona, un suboficial del III/4° RTT (Regimiento de Tiradores Tonkineses) reporta al teniente coronel Marcelin, encargado de armas, que patrullas japonesas circulan alrededor del campo. Marcelin pide “ser amable con ellas” y se añade “que hay que divertirlos, hacerlos reír”. El desarrollo de los acontecimientos va a invalidar esta actitud optimista, ya que los nipones atacan entre las 20 y 21 horas. Tomada rápidamente la base, los japoneses masacran con bayonetas y sables a los legionarios y al personal de los servicios. Por todas partes, soldados franceses son asesinados después de su rendición.

En Vietri, el teniente coronel Belloc y el jefe de batallón Laroire son ejecutados en un hoyo, aunque una parte de la 9ª Compañía designada a la guardia del PC consigue escapar.

En Hagiang, el suboficial Sury y sus disciplinarios defienden cada noche el primer piso del cuartel de la Legión. La valiente tropa se rinde sólo sobre el orden terminante de un oficial de Infantería Colonial. La mayor parte de los hombres son ejecutados.

En la ciudadela de Hanoï, cuando estallan los primeros disparos, la fracción del DML llegada en la víspera es encuadrada por los adjuntos Démon, Lacroix y Roman, estando el capitán Fenautrigues en la ciudad. Los legionarios con sus autoametralladoras Panhard Levassor 1928 y 2 vehículos del Destacamento Motorizado de Tonkín van a sacrificarse para defender los accesos del Fuerte Brière de l'Isle. Cuando la resistencia cesa, el día siguiente a las 17 horas, 30 hombres del DML han sido muertos o heridos. Entre los primeros muertos se encuentra el capitán Fenautrigues, que había vuelto de la ciudad a tomar el mando de la unidad.

Ese 9 de marzo el teniente Maurice Chenel del destacamento de Son La se encuentra con permiso en la capital de Tonkín, Hanoï. En el momento del ataque, se le encuentra en su habitación del Hotel Splendide, en el bulevar Gia Long. Logra a dejar la ciudad y consigue llegar a Tong por la noche después de una carrera épica de pueblo en pueblo parte a pie y parte en bicicleta. Desde allí sigue en un avión Potez 25, presentándose el 11 de marzo frente al con general Alessandri en Than Son. El día 14 de marzo logra reunirse con sus hombres en Son La después de haber recorrido cerca de 200 km. de caminos sin tomar el menor descanso.

Los días anteriores al ataque japonés, Chenel acababa de escoltar una partida de armas lanzadas en paracaídas por la Francia libre y destinado a las redes de resistencia de la Delta de Tonkín. En Lang Son, el resto del DML con el subteniente Duronsoy a la cabeza participa en la defensa de la ciudadela. El 10 de marzo, a las 7:30 horas, los legionarios con sus viejos carro Renault FT 17 acompañan en un contraataque desesperado a la 21ª Compañía de 3° RTT. En el curso de éste, el que es suspendido, 4 hombres del DML son muertos. Capturados a las 15 horas, los legionarios con su joven jefe son conducidos al Fuerte Brière de l'Isle en Hanoi y ejecutados a la ametralladora. Antes de morir, todos ellos cantan “La Marsellesa”, himno que es repetido por los tiradores tonquineses presentes, cuadrados en un guardia impecable.

En Vinh, desde las 22:45 horas, del 9 de marzo, los 15 hombres del sargento Faussone hacen llover un granizo de disparos con sus dos cañones de 20 mm. sobre los agresores que primeramente se retiran. Al día siguiente, a las 6 horas, un disparo de artillería japonesa al fin destruye una pieza, matando todos los sirvientes. Sus compañeros ya sin de municiones y cercados, caen entonces en manos del enemigo.

Otras formaciones intentan no perder su libertad de maniobra delante del adversario. La 7ª Compañía del capitán Courant deja el Monte Bavi para reunirse con su batallón. Debe librar un violento combate donde 12 legionarios son muertos y 11 son heridos. El 10 por la mañana, el III/ 5° REI consigue abrirse paso con un combate cuerpo a cuerpo a través de las filas enemigas. Reducido a 150 hombres, atraviesa el Río Rojo esa misma tarde. La Compañía de Campo N° 4 libera el 14 de marzo Kan Kay para reunirse con la columna del jefe de batallón Mayer que partiendo de Vientiane se bate en retirada hacia el norte.

Desde el 11 de marzo, el general Alessandri reorganiza su dispositivo. Entre otras cosas las unidades, su Agrupamiento Oeste Río Rojo llamado también Agrupamiento de Indochina Libre alinea al I/5° REI (340 hombres), II/5° REI (300 hombres) y el resto del III/5° REI (150 hombres) y decide la evacuación hacia la frontera China. Los 3 batallones del 5° REI son reunidos en Hung Hoa, para comenzar la marcha. La sección destacada en Son La se une a la columna que alcanzó a esta ciudad el 16 de marzo.

Antes, el 13 de marzo, los jefes de batallón toman la decisión de liberar a los tiradores tonquineses a los que ya no pueden alimentar. Sólo algunos especialistas se quedan, así como “ciertos nativos reacios a la idea de dejar a sus jefes”. Los licenciados reciben un certificado de desmovilización.

Hasta allí, los asiáticos cumplieron todo su deber, pero había algunos que llamaban la atención ver por su valentía al combate. Así, en el momento de los combates de Cam Day, el tirador Le Van Qui “produjo la admiración de los legionarios antes de ser muerto sobre su arma automática”. Durante el mismo enfrentamiento, el tirador Luu Van Tat conoce la misma suerte yendo a reemplazar a un tirador a la ametralladora mortalmente alcanzado. El sargento Pham Van Vinh, un suboficial de un grupo franco, gravemente es herido en Tien Kien Phuc el 22 de abril de 1945. Este suboficial, aunque libertado, reúne voluntariamente una unidad de guerrilla que, después de haber acosado al enemigo durante siete semanas, es aniquilada defendiéndose hasta el último cartucho. Estos tres indochinos han sido citados más tarde a la orden del Ejército. En 1946, el jefe de batallón Laforgue del 5° REI escribe a tiradores del regimiento : “Fueron muy fieles”. El capitán Chaminadas de la misma unidad declara : “No hubo ninguna diferencia entre los legionarios y los tiradores tonquineses, estos últimos que fueron perfectamente amalgamados. Se consideran legionarios destacados y son tratados como tales. Estos son combatientes excelentes con el mismo título que los soldados extranjeros”.

Luego, durante la retirada de los 10.000 hombres hacia el territorio chino, el 5° REI escribe una parte de la historia de la Legión. Hace honor a su orgullosa divisa : “A corazón valiente nada es imposible”. Los legionarios haraposos, hace poco tan orgullosos de sus uniformes impecables, sin zapatos, poco o nada abastecidos, no gozando de ningún apoyo aéreo, marchan durante 800 kilómetros. Su largo trayecto largo es subrayado por duros combates duros; a menudo puestos en la retaguardia, a menudo se sacrifican para permitir a la columna continuar.

Los ingleses se esforzarán por ayudar a las columnas de militares supervivientes que, desde Tonkín, marchan con destino a la frontera china, perseguidas y hostigadas por las fuerzas japonesas en forma muy agresiva. En cambio, sobre la orden formal y directa de Roosevelt, los estadounidenses de 148ª Air Force, niegan toda intervención, hasta humanitaria, en ayuda de los franceses.

Así, el 20 de marzo, en el kilómetro 141 de la RP 41 (Ruta Provincial 41), la 3ª Compañía del capitán Aspirot reforzada por la sección del teniente Chenel combate cada día. Fanatizados, los nipones se arrojan al asalto de las posiciones francesas bombardeadas por su artillería. Las otras tres unidades del 5° REI luchan a la altura de Ban Nan Cha para retrasar al enemigo.

Al día siguiente, el II/5° REI llega a Son La después de una marcha de 350 kilómetros consumada en doce días con los japoneses pisándoles los talones. Estos legionarios abrumados son comprometidos desde el 22 de marzo como “tropas frescas”. La 6ª Compañía del capitán Komaroff defiende porfiadamente el puente de Ban Lot. Algunos días más tarde, el legionario Lorette, veterano de la Primera Guerra Mundial, cae muerto.

El 1 de abril de 1945, en la cordillera de Méos, el capitán Komaroff cae a la cabeza de su unidad llevando a cabo un golpe de mano sobre una posición enemiga que estaba instalándose. El cabo Fanelli muere queriendo recuperar el cuerpo de su jefe. La muerte de este último, muy querido en el regimiento, provoca un principio de pánico. El capitán de Cockborne que percibe este reflujo salta sobre su caballo y devuelve a los legionarios el combate. En la tarde, el cuerpo del capitán Komaroff llevado por cuatro de sus hombres adelante del batallón reunido que le devuelve los honores. El adjunto Hardouvalis capturado el 27 de marzo, cuando su sección era asediada por la infantería japonesa, es ejecutado el l de abril. Sus guardianes le dan la orden terminante de cavar un hoyo ligeramente inferior a su talla y entrar allí. Los japoneses le rompen luego la cabeza con un sable. Durante este tiempo, los legionarios capturados son reunidos en las peores condiciones en el campo de Hoa Binh. Allí, deben cumplir trabajos agotadores y poco alimentados y sin asistencia médicas. Afortunadamente, algunos civiles fieles consiguen hacerles pasar víveres y medicinas.

Desde finales del marzo a principio de mayo, los hombres del 5° REI luchan encarnizadamente, con combates de retaguardia sin refuerzo ni apoyo. Continuamente sobre la brecha, los legionarios están sin fuerza, el abastecimiento que no es asegurado, los heridos, enfermos y sobretodo los muertos deben ser dejados a veces en el mismo lugar.

Sin embargo, heroicamente, el 5° REI hace frente. El 11 de abril la 10ª Compañía del capitán Damez-Fontaine
es dislocada y cuatro días más tarde otras unidades del III/5° REI, es decir en resumen 75 hombres, son violentamente atacadas en Muong Khoua. Estas formaciones bajo las órdenes del comandante Lenoir deben luego debes retirarse, siendo perseguidas por el enemigo. El regimiento entrega un último combate sobre la tierra indochina el 1 de mayo a Mali Tao.

Habiendo pasado la frontera incordia entre el 1 y 2 de mayo de 1945, los legionarios todavía deben largamente marchar para reunirse en Sze Mao Ting para luego ir a Tsao Pa, a una veintena de días de marcha más.

En Tsao Pa, son recibidos por el general Pechkoff, antiguo oficial de la Legión, y representante de Francia en Tchong King.

Con la hostilidad de la población e ignorados las misiones americanas cercanas al general Tchang Kaï Chek, los legionarios son albergados en campos miserables. Poco a poco son reunidos allí los supervivientes de Indochina. Así, el cabo Swoboda, herido y capturado el 16 de abril, y que había sido “ejecutado” por seis tiros de pistola y una laosiana lo había salvado, además de otros aldeanos lo conducen a Tsao Pa. El adjunto Scheiterer y 5 legionarios partidos de Kan Khay el 14 de marzo logran reunirse nuevamente con el 5° REI el 14 de julio. Lo mismo ocurre, el 3 de julio, con la compañía Damez-Fontaine, prácticamente aislada desde el 11 de abril.

Al final después de 53 días de combate y entre 800 y 1.500 km. de trayecto, el 5° REI lamenta a 63 muertos, 108 heridos y 109 desaparecidos, sobre los 800 hombres que atravesaron el Río Negro el 10 de marzo.

El 1 de julio de 1945, un batallón de marcha del 5° REI es formado en China bajo las órdenes del jefe de batallón Gaucher. Deja a Tsao Pa el 8 de febrero de 1946 y permanece luego en el Alto Tonkín hasta julio del mismo año. Teniendo como jefe de cuerpo el comandante de Infantería Coloniale Dumaine, gloriosa formación es disuelta en Saigón en noviembre de 1946. Renacerá Tonkín en noviembre de 1949.

Muchos de estos combatientes seguirán en Indochina o volverán a ella, en el mismo 5° REI o en otras unidades de la Legión, como es el caso del comandante Jules Gaucher, que morirá al mando de las unidades de la 13ª DBLE en Dien Bien Phu en marzo de 1954.

La historia del 5° REI continuará es marcada por la participación en los conflictos de Indochina y de Argelia, siendo disuelta el año 2000.

En su obra titulada “The Foreign Legion”, el historiador británico Donald Porch escribió : “Indochina fue la guarnición más popular de la Legión Extranjera y en definitiva su calvario”.

La razón de lo anterior es muy simple. De todas las guarniciones de la Legión durante la Segunda Guerra Mundial, la de Indochina fue la única que hizo para lo que estaba contratada, defender las posesiones francesas contra cualquier enemigo externo e interno, sin importa quien estuviera al frente del Gobierno.

En la actualidad, en la casa matriz de la Legión en Aubagne, hay un monumento a los muertos de la Legión llegado en 1962 desde Sidi Bel Abbès y que está instalado sobre la Vía Sacrée. En cada ángulo de su zócalo figura un tipo de combatiente de las batallas más famosas tenidas por la Legión. Uno de ellos es un soldado extranjero de la campaña de Tonkín. Homenaje merecido a estos soldados de elite que durante 72 años se hicieron ilustres en Indochina.

 

 

Contacto

Administrador jitm77@msn.com