Spanische-Freiwilligen Kompanie der SS

La Spanische-Freiwilligen Kompanie der SS estaba compuesto enteramente de voluntarios.Esta unidad de reclutamiento estuvo encabezada por el Dr. Edwin Haxel que había ocupado anteriormente un puesto de enlace en la antigua División Azul española.

Los reclutas que en un principio se unieron a las unidades de la Wehrmacht como la 357ª División de Montaña y la 3º División de Montaña, crearon 2 compañías, se instalaron en el campamento de entrenamiento Stablack y fueron asignados a tareas anti-partisanos en Yugoslavia en agosto de 1944, estableciendo su sede en Zalec.

A ellos se unieron la 8º Compañía, 2 º Batallón Regimiento de la 3 ª División Brandenburg, que en ese momento tenía funciones anti-partisanas en Italia. Tomaron parte en las operaciones en Roma, Carsoli, turni,  Bevagna y en Cita da Castello antes de ser retirada a Francia. 

Un pequeño contingente se quedó atrás y se adjuntó al 24º Gebirgs Waffen División "Karstjäger".

En septiembre de 1944, una de estas empresas fue enviado a la Oriental montañas de los Cárpatos, en la región de Bucovina y fueron utilizados como sustitutos de 3 ª División Gebirgsjäger, al mando del teniente Panther.

Unos 50 españoles se unieron a una unidad especial que operaba en torno a los Pirineos contra la resistencia francesa que estaban activos en las partes hasta que los trasladaron al cuerpo de cazadores (Jagdverbande) de Otto Skorzeny, que se cree que se utilizaron contra el 7º Ejército de los EE.UU.  en el Bosque Negro

Cerca del final de la guerra en abril, con el colapso del Reich, fueron destinados a la defensa del Reducto Alpino que iba a ser cuartel general de Hitler en las montañas de Baviera. Este audaz plan nunca se llevó a cabo y la unidad se disolvio y huyeron a las montañas austriacas.

La compañia española fue enviada a Kangfurt campo de entrenamiento en Austria y más tarde a otro campo de entrenamiento en Viena. Esta unidad se desarrolló eventual en la Spanische-Freiwilligen Kompanie der SS 101, que estaba formado por cuatro pelotones de fusiles y un pelotón de personal. Toda la compañía, que consistía en unos 140 hombres fueron enviados al 1er Batallón, del 70ª Regimiento Panzergrenadier de la 28ª División Panzergrenadier Freiwilligen que en febrero de 1945 fue destinado a Pomerania. 

Después de sufrir pérdidas graves en contra de los soviéticos la división se retiró al río Oder, donde se formó una línea defensiva al norte de Berlín, cerca de Stettin. 

La 101º compañia  terminó formando parte de la 11.SS Freiwilligen-Panzergrenadier Division "Nordland" y terminando combatiendo entre las ruinas de Berlín, junto a la 15 ª División Waffen Grenadier der SS.

Algunos de los españoles de la Brigada germano-croata , al mando del coronel Klein, se unió a las fuerzas de SS León Degrelle, la Legión Valone. Eran 400 y se integraron en el 1er Batallón de 70º Regimiento. bajo el mando del capitán Denie. Los que lucharon con Degrelle tomó parte en la batalla de Stargard en el Pomerania, en territorio alemán.

Los voluntarios en el Jagdverbande 500 de Otto Skorzeny fueron destinados a la frontera germano-francés. Algunos dispersos fueron a Berlín y se unieron a la Unidad Ezquerra. El 21 de abril fueron a Berlín. Ezquerra llevó a cabo su unidad en el sótano del Ministerio del Aire y luchó en puntos estratégicos: Anhalter Bahnhof, Platz Moritz, Potsdammer Platz, Anhalter Ubhan. Lucharon valentía en el sitio del Ministerio de Propaganda y en el Rectorado.

Estos españoles estaban bajo el mando del SS-Obersturmbanfuhrer Miguel Ezquerra, que había visto mucho servicio en las fuerzas armadas alemanas. Sirvió en el frente oriental en la División Azul en el área de Leningrado. Con la disolución de todas las unidades españolas Miguel Ezquerra fue uno de los españoles que decidieron quedarse. Como un soldado sin ejército, se ofreció como voluntario para la Waffen-SS y se le dio un rango similar a la de su servicio militar (SS-Obersturmbanfuhrer).

En los últimos días del Tercer Reich, su unidad conocida como Sturmabteilung "Ezquerra", luchó con gran tenacidad, Ezquerra se afirma haber destruido 25 tanques soviéticos. También afirmó que se reunió con el propio Hitler quien le otorgó el Ritterkreutz aunque nunca lo recibió debido a la guerra final. Se escapó de Berlín bajo el disfraz de un trabajador español, fue a París y luego a las pirineos para pasarse a España.

 

Contacto

Administrador jitm77@msn.com