- La Legión Verde portuguesa en la DA

En Portugal en 1926 se dio un golpe de estado que derrocó al régimen republicano que década y media antes había conseguido expulsar al rey Manuel II, instaurándose  una dictadura militar conocida como Revolución Nacional que seis años más tarde entregó el poder a Antonio de Oliveira Salazar como primer Ministro.

Al frente del ejecutivo desarrolló lo que llamaba Estado Novo: un régimen inspirado levemente en el fascismo mussoliniano, basado en el partido único (Unión Nacional), un nacionalismo intenso y la concentración de poder en su persona, algo que terminó por identificar el proceso como salazarismo. La afinidad ideológica le llevó a autorizar la participación de una pequeña fuerza expedicionaria militar en la Guerra Civil española apoyando al bando Nacional: con entorno a 10.000 voluntarios, a los que se conoció con el nombre de VIRIATOS.

En 1939 terminaban las hostilidades en España y en Europa dio comienzo la Segunda Guerra Mundial. Salazar que se alineaba ideológicamente con las potencias del Eje pero las tradicionales buenas relaciones con Gran Bretaña y el recuerdo de las consecuencias que supuso la participación en la Primera guerra Mundial de Portugal en el bando de Reino Unido, le hicieron decantarse por la neutralidad. El llamado Pacto Ibérico con el gobierno franquista oficializaba la creación de un Bloque Ibérico que no sólo mantenía a los dos países peninsulares al margen de las hostilidades sino que tranquilizaba a Lisboa ante la hipótesis de que España ocupara Portugal apoyada por Alemania para controlar el Atlántico.

Sin embargo, hubo una corriente claramente germanófila que defendía el alineamiento con Hitler y estaba protagonizada por la Legión Portuguesa, una organización paramilitar impulsada por el gobierno en 1936, virulentamente anticomunista y que aglutinaba a unos 20.000 miembros llegando en 1939 a ser unos 53.000.

Cuando los alemanes iniciaron la invasión de la URSS mediante la Operación Barbarroja, al igual que en España en esa milicia portugués a se despertó el entusiasmo por participar. La creación de la División Azul supuso que varios antiguos viriatos se alistaran entusiásticamente. Según los registros fueron 76 voluntarios en el verano de 1941 en Badajoz;  1 sargento, 8 cabos y 67 soldados. La procedencia por ciudad de todos estos combatientes fue la siguiente: 22 de Lisboa, 14 de Oporto, 8 de Portoalegre, 8 de Viana, 3 de Évora, 3 de Viana do Castelo, 2 de Faro, 2 de Braga, 2 de Coimbra, 2 de Setúbal, 2 de Beja, 1 de Leiria, 1 de Guarda, 1 de Castelo Branco y 1 de la Isla de Madeira.

Casi todos eran muy jóvenes, entre 18 y 20 años (pese que el reglamento de la División Azul prohibía inscribirse con menos de una veintena) y ninguno pasaba de 40. En su mayor parte ejercían oficios comunes con algunas excepciones (un estudiante universitario, un escritor…).

Dentro de la división se agruparon bajo el nombre, algo pretencioso dados sus exiguos efectivos, de Legión Verde y junto con sus compañeros españoles viajaron al frente de Leningrado en la segunda mitad de 1941, entrando en liza en el entorno del lago Ladoga.

En noviembre de 1941 en la batalla del Possad, el día 13 murió por disparos Joaquim da Silva, nacido en Oporto, y su compañero Agostinho da Rocha, víctima de la metralla de una granada de mano. Ese dia Manuel Seixas, fue hecho prisionero y murió en un campo de prisioneros. EL 13 de diciembre este frente fue evacuado y entre ellos el portugués en la noche del 7 de diciembre, los supervivientes de la batalla, como los portuenses, Adriano Soares, siendo trasladados a Otenski.

El 13 de enero de 1942, en la bolsa de Volkhov, los soviéticos rompieron la línea en el ala izquierda de la División azul, entre Godorok y Dubvizy. El 29, lanzan un ataque contra todo el sector donde estaban los voluntarios portugueses. Adriano Soares Teixeira, que sobrevivió a la batalla de Possad, fue herido. Al igual que su compatriota, Júlio Augusto Peres da Silva, pero murió por las heridas el 24 de febrero. El soldado Manuel Benjamín Areias Rodrigues murió por también por heridas el 19 de Abril de 1942. El compatriota Vicente Domingues Monteiro, fue condecorado con la cruz de hierro de segunda clase por su valentía presentada en combate.

-El 21 de enero de 1943, el batallón Romano fue desplegado para luchar en el sur de la Lago Ladoga, donde una enorme ofensiva del Ejército Rojo había comenzado, para aliviar el asedio de Leningrado. El Batallón Romano (Segundo Batallón del 269º Regimiento) durante los dos años de actividad, pasarían por el batallón 5 portugueses, del cual sólo uno no participaría en la batalla del Lago Ladoga: Manuel Benjamín Areias Rodrigues  que cayó en la bolsa de Volkhov. De estos 5 portugueses, sólo dos sobrevivió: el cabo José Tomás da Costa Barroso, nacido en Lisboa, y el soldado Domingos Ferreira Rodrigues;  los otros dos restantes, el cabo António da Silva Los santos y el soldado Agostinho Aveiro morirían finalmente en Krasnyj-Bor.

-En la batalla de Krasny Bor el 10 de febrero de 1943, la más sangrienta de la DA  En ese combate registró la única baja mortal de, y fue capturado José Alberto Rodríguez Estévez, el único prisionero luso que regresó tras estar prisionero en Rusia once años, hasta 1954. Se afincó en Badajoz con su esposa española Manuela Jiménez.

El Sargento Vicente Monteiro esperaba el momento de dirigir a sus hombres de pelotón en el contraataque diseñado para salvar a la 3ª Compañía y restaurar la línea de defensa. Sin embargo, el comandante caería y con él la mayoría de sus hombres como Agustín Aveiro del Rosario. Por su parte, el soldado Francisco Portela Rosa murió cuando fue golpeado por un francotirador mientras trabajaba en las fortificaciones de Krasnyj-Bor. El Cabo Julio César fue herido en combate, siendo finalmente repatriado a España, donde fue premiado con la Insignia de Asalto de Plata y considerado Útil mutilado. Albertino Nunes de Oliveira, uno de los zapadores que luchó durante el 10, también fue condecorado.

- BALANCE:

El Batallón de Reserva Móvil fue la unidad con más participación portuguesa en las batallas, todos veteranos y en su mayoría altamente condecorados: João Rodrigues  Junior al mando, António Mota y Vicente Monteiro en 1ª Compañía, Domingos Amaro y Lauro Santos en la 2ª Compañía y Agostinho da Rocha, João Álvares Pereira, Júlio Peres, Manuel Justo, Rolando da Silva y Mário Alves en la 3ª Compañía. Quer Lauro Santos, Manuel Justo y Vicente Monteiro fueron condecorados con la Cruz de Hierro de segunda clase.

Pero había otra cara de la muerte, la antítesis del heroísmo, los muertos por Consejo de Guerra. Sabemos que tal circunstancia afectaron por lo menos a 14 divisionarios. En noviembre de 1941 hubo 1 fusilado por traición y en 1942 hubo 13; 5 por deserción, 1 por espionaje, 1 por dejar el servicio, 3 por traición, dos por "unirse a la rebelión", y una por insultar a un superior. El voluntario Armando Costa, nativo de Guimarães, fue condenado y ejecutado el 31 de enero de 1942, por intento de deserción durante la batalla de la Bolsa de Volkhov. Estas penas extremas se eliminarían en 1943, por lo que los desertores serían sentenciados a 30 años de aislamiento.

Las bajas de los portugueses al final del conflicto fueron de 21 muertos.

Tras decidirse la supresión de la DA y su regreso a España en otoño de 1943, se dejó una parte, la compuesta por los más radicales (2 millares de hombres), bajo la denominación de Legión Azul, donde una vez más nos encontraríamos con los portugueses: los soldados Francisco Nogueira, Manuel Morais, João Nascimento, Francisco Oliveira y Porfírio Cruz; los cabos Carlos Sardinha, Francisco Loureiro, Manuel Justo, Alexandre Martins y Manuel Beirão; y el sargento Joaquim Santiago.

A principios de 1944, La legion Azul también fue disuelta y sus integrantes decidieron enrolarse en las Waffen SS. Entre ellos figuraba medio centenar de portugueses, aunque, en su mayoríano eran de la Legión Verde sino residentes en diversos puntos de Europa que se enrolaron en las SS.

- Los veteranos de la Legión Verde Portuguesa en el “Estado Nuovo” de Portugal, fueron colmados de honores y elevados a la categoría de héroes nacionales en la lucha contra el comunismo. Entre los voluntarios de la DA destacar la participación de don António Sebastião Ribeiro de Spinola (primer presidente de Portugal tras la revolución de los claveles), Jaime de Assuncâo Graça[1] (voluntario de los viriatos en la guerra de España, cerca de Pushkin fue herido por una bala en la pierna izquierda y llevado al hospital  en Riga capital de Letonia y dado de alta a los 15 días),  Francisco Leonardo Olinda, João Rodrigues Júnior (nacido en Mafra).

- Sobre la peripecia de voluntarios portugueses ne la DA existe  un folleto, anónimo, sobre la campaña de Rusia realizado por otro voluntario Portugués en la División Azul, titulado "QUE VI NA RUSSIA" - relato de um Legionario da Divisao Azul  que combateu na frente Russa" de 16 páginas  y sin fecha de edición  pero por el texto y la  apariencia cercano a la contienda o en años muy próximos a ella , en el se describe la marcha, la estancia en los campamentos, una serie de elogios a alemanes y españoles, muy interesantes.

- Tras el regreso de los voluntarios portugueses,  en 1945, las autoridades portuguesas estuvieron pensando en la disolución de la Legión, y dado la pérdida del entusiasmo fascista, ayudó al Gobierno su sumisión, reduciendo su autonomía y subordinándola todavía más al Ejército, además, el saludo en alto fue sustituido por el saludo militar.

Al final fue utilizada como una especie de Guardia Territorial, con la misión de coordinar la defensa civil y su importante Servicio de Información, se convirtió en una especie de auxiliar de la policía secreta (PIDE).
En las décadas de los años 50 y 60, fue estrecha colaboradora con la PIDE, en la vigilancia y represión de las fuerzas de la oposición, en la represión de manifestaciones y de todo lo considerado al Estado Novo.

Finalmente fue disuelta en 1974, después de la Revolución de los claveles, que derribó al Régimen de Salazar.

Portugueses de la División Azul (Nombre + Ciudad):

Juan Adelino Dascuna – Valença do Minho
Mario Alviz Alviz – Lisboa
Armenio Anjos Antúnez Martino – Graça
Agustín Aveiro Del Rosario – Caia
Manuel Barros Silva – Braga
Francisco Berrocal Rivas – Loulé
Juan Branco Branco – Évora
Domingo Concepción Vitey – Elvas
Antonio Cortés Moirón – Setúbal
José Tomás Costa Barroso – Lisboa
Fernando Da Silva – Lisboa
Joaquín De Silva Alvés – Viana
Ángel Da Silva Dioniso Ferrera – Oporto
Ángel Da Silva Ferreiro – Oporto
Manuel Mario De Carballo Amaral – Portugal
Antonio De Melo Silva – Portugal
Antonio De Sá Pereira – Oporto
Joaquín De Sosa Fernández – Mouzón Do Minho
Leónides Díaz Moral – Elvas
Dioniso Díaz Morales – Elvas
Joaquín Do Santos – Terrugem
Hermenegildo Dos Santos – Lisboa
Manuel Dos Santos Bairón – Lisboa
Virgilio Enrique Da Sonseca – Covilha
Aníbal Estévez Alfonso – Prados
Enrique Evangelista Díaz – Portugal
Antonio María Felisardo Algaba – Elvas
Francisco Fernández De la Concepción – Lisboa
Francisco Ferreira Coello – Lisboa
Alberto Fonseca Albes – Lisboa
Amadeo Franca Olves – Lisboa
Damián Francisco Fan – Portugal
Manuel Francisco Santos – Vila Azeda
José Gómez Camacho – Islas Madeira
Américo González Almeida – Lisboa
Augusto González De Oliveira – Oporto
José González Pérez – Portugal
Manuel González Sixto – Viana
Manuel González Yustes – Viana Do Castelo
Albino José Enrique – Lisboa
César Julio – Lisboa
Francisco Leonardo Olinda – Portugal
Herlande Lira Zambujo – Lisboa
Francisco Manuel Estévez – Évora
Joaquían Marqués Rosa de Oliveira – Évora
Antonio Martínez Duarte – Silves
Alejandro Martínez Oliveira – Oporto
Francisco Núñez López – Oliveira
Jorge Núñez Milhano – Coimbra
Albertino Núñez Oliveira – Lisboa
Abilio Pereira Braga – Setúbal
Leonardo Pérez Casado – Campo Maior
Narciso Pérez Ferreira – Oporto
Leonardo Pérez Casado – Campo Maior
Antonio Plata Ramos – Portalegre
Luis Pons Pons – Lisboa
Antonio Portugal De la Almeida Uría – Portugal
José Ramos – Lisboa
Aires Ramos Araujo – Braga
Dámaso Ramos Jorge – Sintra
Francisco Ramos Madera – Portugal
Donas Ramos Roquet – Sintra
Francisco Rodríguez Balandrón – Lisboa
José Alberto Rodríguez Estévez – Lisboa
Jaciento Rodríguez Geneira – Santarém
Luis Rodríguez Rodríguez – Lisboa
Luis Rodríguez Sol – Torres Novas
Adrián Sáhara Texeira – Oporto
Iro Sánchez Enríquez – Oporto
Ivor Santos Enríque – Oporto
Joaquín Silva Pereira – Oporto
Jorge Simoes Florindo – Coimbra
Lorenzo Soares Donacimiento – Mértola
Adriano Soares Texeira – Oporto
Antonio Sousa Barbosa – Oporto
Manuel Tavares Falgueira – Oporto

 

DE SPÍNOLA, ANTÓNIO SEBASTIÃO RIBEIRO

Estremoz, Portugal, 11 de abril de 1910-Lisboa, Portugal, 13 de agosto de 1996.

Fue un militar y político portugués, primer presidente de la República Portuguesa tras el golpe de Estado de 1974 que acabó con la dictadura Salazarista.

En 1920 ingresa en la Academia Militar de Lisboa y en 1939 fue nombrado Teniente en el Cuartel General de la Guarda Nacional Republicana. De ideas germanófilas, estudió en Alemania y en 1941 se incorporó a la División Azul y participó en el Sitio de Leningrado, junto a otros voluntarios portugueses.

Más tarde, en 1968 fue nombrado gobernador militar de Guinea-Bissau y repitió en 1972, en pleno auge de la guerra colonial.

El 17 de enero de 1974 fue nombrado vice-jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas. El 17 de marzo es destituido por diferencias con las polticias belicistas del conflicto de las colonias, lo cual acerca más a Spínola al Movimiento de las Fuerzas Armadas que planificaba una revuelta armada contra el régimen que se dio bajo la denominación de La Revolución de los Claveles el 25 de abril de 1974. En esa ocasión Spínola, como representante máximo del Movimiento de las Fuerzas Armadas (MFA), recibió del presidente del Consejo de Ministros, Marcelo Caetano, la rendición del gobierno, asumiendo así sus poderes públicos.

Spínola fue escogido por sus camaradas para ejercer el cargo de Presidente de la República, cargo que ocupará entre el 15 de mayo de 1974 y el 30 de septiembre del mismo año, cuando renuncia al cargo y es sustituido por el general Costa Gomes.

Finalmente, Spínola falleció en Lisboa el 13 de agosto de 1996, a los 86 años de edad. Sus restos mortales descansan en la "cripta de los generales", el mausoleo militar ubicado en el Cementerio del Alto de São João, junto a los de Francisco da Costa Gomes y Manuel de Oliveira Gomes da Costa.

 



[1] Cuando en la democracia en España se estableció pagas a los voluntarios de las Brigadas Internacionales, Assunciao solicitó la paga como excombatiente extranjero en la guerra civil española  y le fue denegado.

 

Contacto

Administrador jitm77@msn.com